lunes, 14 de julio de 2014




Hoy queremos compartir con todas y todos vosotros la profunda pena que sufre Zarrapastra-Teatro por la dolorosa e inesperada muerte de nuestro compañero César.

No hace falta, a quienes lo hayáis conocido, que os presentemos a la gran persona, compañero y actor que ha sido desde que allá por 1989 creamos el Grupo.

Nos deja un vacío intenso al que todavía no nos hacemos a la idea.

Reproducimos parte del texto con el que él abría la representación en EL MIEDO QUE ME HABITA:


La carreta centelleaba en la lejanía como un armatoste prodigioso.

Su traqueteo sobre el camino mal dibujado hacía bascular

todos los cachivaches de latón, en un estruendo metálico

que penetró en la tierra recién segada

para fertilizarla con el ensalmo de lo inesperado.
Y como a esos cómicos, nos seguirá uniendo sus palabras y sus pasos por los escenarios junto a nosotras-os.
Te queremos César, betira arte.








No hay comentarios:

Publicar un comentario