miércoles, 13 de noviembre de 2013

TAFALLA . La Canilla


IV Festival del Tercer Sector Gabalzeka Tafalla 2013

Señorita y madame, de La Canilla Teatro, con el aforo completo

 


La sección oficial del IV festival de teatro del Tercer Sector se abrió el viernes 8 de noviembre con el grupo de teatro La Canilla, de Calahorra, en la Casa de Cultura de Tafalla.

En esta ocasión fueron seleccionados por su último montaje “Señorita y madame” dirigida por Daniel Rubio, integrante de la compañía, porque han sabido abordar una obra complicada, que han acometido con sencillez y maestría, dándolo todo al servicio de la historia que narra el texto.

Con casi veinte años de trayectoria y otros tantos montajes, el grupo de teatro La Canilla es uno de los que más difusión tiene en La Rioja y parte de Navarra. Sus solventes trabajos, a veces de un esfuerzo titánico, les han ido consolidando ante el panorama teatral y son muchos ya los premios que han cosechado, a pesar de no dedicarse demasiado a concursos y certámenes.
Gustavo Ott, el autor, que comenzó su vinculación con el teatro a través de la música, es un destacado dramaturgo, director y escritor, venezolano -y cosmopolita- que ha recibido múltiples reconocimientos. Poe ejmplo, “Señorita y madame” obtuvo entre otros el Premio Ville de Paris 2009. Los textos de Ott delatan su otra faceta de periodista, aunque la mayoría están escritos desde la máxima de que “lo único decente para un artista es estar contra el poder”. Autor prolífico, la mayoría de sus obras son accesibles gratuitamente desde su página web.

La Canilla debió toparse de esta forma con la obra que nos presentaron, aunque después confesaron que también conocieron al autor personalmente hace años en un congreso teatral en Baleares. Sea como fuere, lo que está claro es que no les asustó la envergadura del proyecto ni la dificultad del montaje. Debieron de pensar que, sencillamente, podían asumir el reto. Y lo mejor es que lo han conseguido con notable maestría, como nos lo demostraron la otra noche.

La estupenda ambientación -con un escenario sencillo y útil, la agilidad del montaje -a pesar de las dos horas de duración-, la credibilidad de los personajes -muy destacables las dos actrices principales-, la esmerada dirección y la buena historia narrada, hicieron posible un buen espectáculo que el público -que llenó el aforo- supo premiar con efusivos aplausos al final de la función.
Iosu Kabarbaien

No hay comentarios:

Publicar un comentario