martes, 27 de marzo de 2012

Concentración en la Plaza del Castillo

concentración en la plaza del castillo

El teatro amateur de Navarra oferta su labor en pro del bienestar general

Casi un centenar de personas celebró ayer en pamplona el día internacional del teatro
Los asistentes y curiosos de la plaza del Castillo pudieron disfrutar de un recital, una actuación musical y un monólogo

Varias personas del público portaron en sus manos unas caretas que recordaban a las tradicionales máscaras griegas de teatro.
Varias personas del público portaron en sus manos unas caretas que recordaban a las tradicionales máscaras griegas de teatro. (Unai Beroiz)
Pamplona.

Casi un centenar de personas se concentró ayer en la plaza del Castillo de Pamplona para celebrar, de la mano de la Federación Teatro Amateur de Navarra/Nafarroako Amateur Antzerkia Federazio, el Día Internacional del Teatro.
"No pretendemos hacer del teatro nuestra profesión, sino nuestra aportación al bienestar general. Esa es nuestra forma de participar y solo pedimos que nos dejen realizar esa participación, que quien tiene que poner los medios o allanar los obstáculos tenga la suficiente amplitud de miras para entender que es un bien de todos", apuntó Iosu Castillo, de la federación, en la lectura del preparado por el colectivo para este día. La asociación, que tiene dos años de vida, aglutina a 25 grupos de teatro y 250 actores y actrices.
Pasadas las doce del mediodía, el acto comenzó con la lectura, a cargo de Puy Tirapu, del manifiesto original del Día del Teatro del 27 de marzo de 1962, hace cincuenta años, escrito por el artista francés Jean Cocteau, en el que se recoge, entre otras cosas, que "el mejor público sigue siendo aquél de las marionetas; el nuestro sería el mismo si fuese capaz de perder su resistencia orgullosa y se encontrase gritando, por ejemplo, a Edipo: '¡no te cases con Yocasta, es tu madre!'".
Posteriormente, Mariabel Ballaz leyó el mensaje del Día Mundial del Teatro 2012, escrito por John Malkovich, que entre otros aspectos apela a los artistas a que "vuestro trabajo nos ayude a reflejar la cuestión de lo que significa ser humano".
las actuaciones Los asistentes que se acercaron al kiosko de la plaza pamplonesa, ataviados con caretas que recordaban a las tradicionales máscaras griegas, disfrutaron de la guitarra de Estefan Deprost y de las rimas Piojosepada, de Josep Gil. La siguiente actuación corrió a cargo de Blanca Inés Rubio, que interpretó su canción Sobre lo poco que queda, bajo la atenta mirada de los curiosos que se acercaron a escucharla. Finalmente, el público rodeó al joven Ion Martinkorena, que representó el monólogo Presencia, de Sanchis Sinisterra, logrando un fuerte aplauso por parte de sus espectadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario