domingo, 13 de marzo de 2011

Teatro Popular en esencia pura en Allo.

Sucede que a veces estamos tan enfrascados en querer mirar a lo grande, que perdemos la esencia de nuestro ser, de nuestro propio origen.

No se puede hacer Teatro Popular sin pueblo.
Por eso es bueno, salir de la Ciudad, acudir a un espectaculo en una pequeña localidad y aprender.

Uno descubre que en estos lugares no hay espacios escénicos, ni butacas, ni grandes soportes de iluminación y sonido.

Uno descubre que los bajos de un Ayuntamiento local, unas docenas de sillas plegables, unas telas negras, una tarima improvisada, cinco pequeños focos, un aparato de música doméstico y mucha, mucha imaginación, es la infraestructura básica para que la magia pueda darse.

Ocho actores y actrices surgidos del propio pueblo, una obra cercana,  divertida y un local abarrotado.
Las sillas ya llenas ,con personas de pie detrás de las sillas, niños y niñas sentados/as en el suelo...

Se hace el oscuro, silencio, la obra comienza.... Y carcajadas, risas y complicidades...Teatro Popular en esencia pura.
¿Y cual es la esencia del Teatro Amateur?. Del pueblo, con el pueblo y para el pueblo.
Seguro que Shakespeare, el rey del Teatro Popular, la hubiera gozado
.
Eso es lo que presencié en Allo este sábado. Con los/as artistas del grupo de Teatro local Míreni. Felicidades y gracias por este viaje a la risa, el ambiente tan sano,  la humildad , el buen humor y el buen hacer. Este viaje a la esencia.
¡Mucha Mierda, Niceto!
Josu Castillo.



DE JAVIER SALVO
No puedo añadir mucho más ni mejor a la descripción que hizo Josu de la “experiencia teatral” que nos brindó “Mireni”, el grupo de Allo, con la representación de “El Niceto Labordeta”.
Además de disfrutar hasta hartar, nos sentimos contagiados y hasta un poco transformados por el entusiasmo y la sencillez de estos comediantes autóctonos que comparten con sus cómplices, (su afición) veladas tan inolvidables.
Si Josu se acordó de Sheakespeare, yo no pude dejar de notar durante toda la obra la presencia de Federico.
Así concluía la representación de “El Retablillo de Don Cristóbal”, de Lorca tantas veces representadas por Gabalzeka:
“Los campesinos andaluces oyen con frecuencia comedias de este ambiente… Entre los ojos de las mulas, entre el cuero bordado y entre espigas mojadas, estallan con alegría y encantadora inocencia las palabrotas y vocablos que no resistimos en los ambientes de las ciudades, turbios por el alcohol y las barajas…”
Comedias como la del “Aniceto” en versión andaluza, inspiraron a Lorca para crear su tragicomedia de Don Cristóbal y Doña Rosita, y en un inevitable retorno al teatro popular, no cabe duda de que este Aniceto de José Cedena es la versión más actual de Cristobita.
Su historia y resto de personajes, tiene muchos puntos en común con aquella historia de señor mayor rico que busca mujer, madre interesada con hija casadera, doctores, enfermos e hijos ilegítimos…
Una viejísima farsa rural recuperada con la ingenuidad y frescura de unos personajes mimados por actores que convierten las “malas palabras” en poesía y los gestos soeces en un canto a la libertad. ¡Qué difícil es encontrar lo más sencillo!
Repito otro párrafo de Lorca en la presentación de “El retablillo”, para invitar al público a compartir con Mireni su gratísima representación.
“Así pues, el poeta sabe que el público oirá con alegría y sencillez expresiones y vocablos que nacen de la tierra y que servirán de limpieza en una época de maldades, errores y sentimientos turbios que llegan hasta lo más hondo de los hogares”
Muchísimas gracias por este regalo.
Javier Salvo


1 comentario:

  1. MUCHISIMAS GRACIAS IOSU!!!
    criticas como esta son las que nos animan a seguir trabajando y disfrutando con el teatro. Al igual que haciendo disfrutar a la gente que viene a vernos.
    De verdad que nos has emocionado con estas palabras.
    Mil gracias de nuevo.
    Esther (Grupo de Teatro Míreni)

    ResponderEliminar