lunes, 28 de marzo de 2011

Próximo estreno de Zarrapastra

PRÓXIMO ESTRENO DE ZARRAPASTRA-TEATRO
 CAMINO A ÍTACA

DOMINGO 10 DE ABRIL A LAS 20:00 HORAS
ESPACIO ESCÉNICO CASA DE CULTURA

AYUNTAMIENTO DE VILLAVA/ ATARRABIAKO UDALA
SERVICIO DE CULTURA/ KULTURA ZERBITZUA

Que numerosas sean las mañanas de verano en que con placer,
 felizmente arribes a bahías nunca vistas.
C. Kavafis

CAMINO A ÍTACA
Recreación del viaje por la vida que C. Kavafis plantea en su poema ÍTACA. Las vivencias que nos van a marcar. Las sensaciones que nos acompañarán: pasión, desánimo…
Los planes trazados para alcanzar el amor, desterrar los miedos, la placentera entrega a los recuerdos de juventud o el desaliento por su pérdida.
Bagajes de una vida que llega a Ítaca atravesando mares revueltos o en calma y sabe que nada debe esperar de ella. Sólo posee lo acumulado en la larga experiencia de su viaje.

REPARTO:
ALMAGRO Manolo
ARIZKUN Alejandro
BALLAZ Mariabel
GARBAYO César
IZAL Carmen
MALÓN Jaime
OTEIZA Nieves
SANTESTEBAN Adela

VOCES EN OFF:
CUNCHILLOS Teo
EUGUI Fernando

DANZA Y COREOGRAFÍA:
CARIÑENA Fermín / TERRAZAS Julio César

ILUMINACIÓN: Jose Mary BALLESTA

MONTAJE IMÁGENES Y SONIDO: Josu CASTILLO

DIRECCIÓN: ASSUMPTA BRAGULAT

LOS POEMAS:
ESPERANDO A LOS BARBAROS
LA TREGUA DE NERÓN
LOS PASOS
MYRIS
BELLAS FLORES BLANCAS
DESEOS
CONTEMPLÉ TANTO
CUANDO APAREZCAN
EN LA ESCALERA
Y SOBRE AQUELLOS LECHOS
JURA
FUI
EL ORIGEN
SEPTIEMBRE
RECUERDA CUERPO
LEJANO
VUELVE
VOLUPTUOSIDAD
LA CIUDAD
SATRAPÍA
CUANTO PUEDAS
MURALLAS
VELAS
DESDE LAS NUEVE
EL ESPEJO DEL RECIBIDOR
ANCIANO
ODA Y ELEGÍA
ÍTACA


BREVE SEMBLANZA DEL POETA CONSTANTINO KAVAFIS
Nacido en 1863 en Alejandría y muerto en la misma ciudad en 1933, supo expresar en no más de 200 poemas, toda la belleza de la lengua griega, como su antecesor más ilustre: Homero. Su poesía se nutre del pensamiento filosófico para transmitir a los hombres su mirada apasionada y original sobre los grandes interrogantes humanos, con una sencillez de lenguaje y una profundidad que perdura en su escritura.

En la búsqueda de los medios para expresar sus sentimientos eróticos o representar los dobles parámetros de la sociedad para juzgar las pasiones de la persona, Kavafis usó durante algún tiempo de asuntos históricos, unas veces reales, otras creados.

A partir de mil novecientos doce Kavafis comenzó a publicar y escribir poemas abiertamente homosexuales. En ellos evocaba el goce de la pasión, la atracción de la belleza y la fuerza desestabilizadora de los deseos no satisfechos. Ahora importaba menos la erudición y la historia pues había descubierto que en los cuerpos de la juventud hay una sabiduría que aquellos no aportan. La gestión de los deseos será fuente de conocimientos.

Kavafis creó también una estética donde lo pobre, lo sucio, el desempleo y la miseria podían ser objeto de belleza. Indiferente como debió ser en ideas políticas, su radical compromiso surge de los sujetos a quien se dedicó a celebrar y que para los hombres y mujeres de su tiempo no merecían el canto. Su sensibilidad única le ha convertido en el gran poeta mediterráneo, el cantor de una cultura en decadencia, de su sabiduría, de sus vínculos sociales e intelectuales y de la misteriosa ciudad que le convertiría en mito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario